Añoramos las vacaciones como esa época del año en la que podremos dedicarnos a la diversión, el descanso, a salir de la rutina. Sin embargo, mientras esperamos a que llegue ese momento, olvidamos que también en los períodos vacacionales existen el tedio y el aburrimiento, los cuales se hacen más evidentes en tiempos de escasez económica, catástrofes climatológicas impredecibles y una sensación de inseguridad casi permanente al salir a las calles. Las vacaciones, en el contexto actual, terminan siendo muchas veces un cúmulo de días que pasamos frente al televisor viendo programas repetidos o —peor aún— algunas de las “maravillas” que nos ofrece la TV nacional. ¿Qué podemos hacer para evitar este triste escenario? VER MÁS