Muchas gracias al equipo del MAF, que nos hizo sentir muy felices durante nuestro paso por Bélgica. Un festival con doble fondo: por un lado, el escenario con sus series de spoken poetry, urban dance, hip hop, teatro, cine y todos sus etc.; por otro, un formato de laboratorio interdisciplinario, donde cruzamos con directores turcos, artistas urbanos de California, coreógrafos holandeses, productores flamencos, cineastas venezolanos… Una gran ocasión para cambiar ideas y tácticas de trabajo. Felices.