El Municipio de Morón debió salir a aclarar una campaña sobre consumo de sustancias psicoactivas