el testimonio de la joven que sobrevivió tras caer a las vías

el testimonio de la joven que sobrevivió tras caer a las vías

Candela con su pequeña hija de dos años el día que la autorizaron a recibirla en el hospital

«No puedo creer que esté vivo. Realmente siento mucha alegría». Candela tiene 24 años y se podría decir, sin exagerar, que ya tiene dos fechas para apagar las velas. Uno, lógicamente, el día que nació; el otro, cuando el calendario le recuerda el día en que cayó debajo de un tren en movimiento.

Ese incidente le provocó una fractura de cráneo, de la novena costilla, un hematoma interno en el hígado y una contusión en un costado de la cabeza y oído, lo que le provocó una pérdida auditiva que en principio es algo transitorio.. Pero claro: comparado con lo que podría haber sido, son solo algunos rasguños.

Según informó esta mañana Primer Plano Online, la joven Sufrió una bajada de presión arterial y terminó protagonizando uno de los videos más fuertes del año. Ocurrió en la estación Independencia del ferrocarril Belgrano Sur, en González Catány durante todo el día estuvo atendiendo a los medios de comunicación para contar su milagro.

Candela acabó entre el andén y los raíles tras haberse desmayado. Mientras se desvanecía, trató de agarrar a un hombre que estaba parado a su lado con una camisa rosa esperando el tren, pero ni siquiera pudo advertirlo. Ella no recuerda nada: es que perdió el conocimiento momentos antes de caer al vacío. “Solo recuerdo cuando me sacaron de entre las vías”, dijo mientras saludaba a su hija de dos años que se dirigía al jardín.

“Estoy muy bien, ya no tengo dolor ni nada”, reveló sobre su actual situación de salud. Esa tarde del 29 de marzo iba a encontrarse con un amigo que buscaba trabajo. Sucede que recientemente tuvo que cerrar un emprendimiento gastronómico y su gran desafío es ganarse la vida para que a su hija no le falte de nada.

“Siento que no era mi momento, de lo contrario no estaría aquí. Es hora de empezar a hacer muchos cambios y vivir bien. El gran desafío es recomponer mi economía”, agregó. Se dedica a hacer tatuajes, peinados sociales y hasta tiene un don para la gastronomía. Conseguir un trabajo estable es algo que la tenía angustiada. Pero ahora, por supuesto: sus prioridades deben cambiar.

“Yo no me voy sola a ningún lado. Y si lo hago, lo tengo que hacer con algo dulce, con tragos y con la compañía de alguien”, detalló, mientras espera turnos para continuar con una batería de estudios neurológicos, nutricionales, de cirugía general del hígado y psicológicos también.

Para cerrar el chat con Foreground Online, Agradeció a la gente de Trenes Argentinos ya la Policía que la rescató ya los médicos del hospital Balestrini, donde la atendieron «desde diez».

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.