EXCLUSIVO Diez años de prisión para la mujer que mató a su expareja clavándole un fierro en el ojo

EXCLUSIVO Diez años de prisión para la mujer que mató a su expareja clavándole un fierro en el ojo

Walter Guiñazú murió tras agonizar durante dos semanas en el Hospital de Posadas, a donde fue derivado tras el atentado que sufrió

“Este es un cierre de ciclo que me permite demostrarle a mi hijo que la justicia no la hace con sus propias manos y que ellos saben que no todas las mujeres son como el asesino de su padre, que él tiene lo que se merece y por eso lo hará. Ir a la cárcel. «.

Ana es madre de uno de los hijos de Walter Alberto Guiñazú, 36 añosel camionero que murió en 2019 tras ser gravemente herido por un hierro que le entró por el ojo que le tiró su expareja, Flavia Melina Barrientos, quien además es madre de otros hijos de la víctima.

En juicio sumario, La mujer aceptó su culpabilidad ante la fiscal del caso, Carolina Rodríguez, y el monto de la pena solicitada por el abogado de la familia Guiñazú, Yamil Castro Bianchi. Bajo la acusación de ser autor penal del homicidio doloso agravado por el vínculo, el imputado Debe cumplir diez años de prisión.

QUÉ SUCEDIÓ

La noche del 17 de febrero de 2019, Guiñazú fue encontrado por amigos tirado en la calle Albariños al 2700, en William Morris. Estaba cerca de la casa de su ex esposa, Flavia Barrientos, con una barra de hierro que había entrado por su ojo derecho y fracturó la base de las órbitas de su cráneo, lesionó su cerebro y destruyó la arteria carótida interna.

Walter Guiñazu

El hombre agonizó durante dos semanas hasta que fue declarado con muerte cerebral por los médicos que lo atendieron en el Hospital de Posadas. La investigación del hecho es que la mujer arrojó “en forma de jabalina” -según sus propias declaraciones registradas en el expediente- un tubo de aluminio de aproximadamente un metro de largo y 10 milímetros de diámetro el cual impactó y entró en la órbita del ojo derecho de la víctima mortal.

Poco antes de llegar a la casa de Barrientos, Guiñazú había ido a llevar a la terminal de ómnibus a su otra exmujer, con la que también tuvo un hijo. Ella viajaba con el bebé a Mar del Plata para tomarse unos días de vacaciones y él se ofreció a trasladarlos a ambos (madre e hijo) para no gastar dinero en el viaje hasta que él tomó el bus.

Tras ese trayecto, la víctima mortal se dirigió al domicilio de la calle Albariños donde residía Flavia, con quien mantuvo una relación «en la que iban y venían», Fuentes cercanas al caso definieron la investigación ante Primer Plano Online. En ese vínculo se cruzaron denuncias de violencia, tanto de ella hacia él como de él contra ella. Ese fue el contexto del ataque que sufrió.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.