La justicia investiga si una maestra abusó de una alumna en el jardín San Judas Tadeo de Ituzaingó

La justicia investiga si una maestra abusó de una alumna en el jardín San Judas Tadeo de Ituzaingó

El jardín San Judas Tadeo está ubicado en Olazábal al 800, Ituzaingó

La abuela que suele cuidar a su nieta, que actualmente tiene ocho años, descubrió todo y alertó a la madre de la pequeña. Ocurrió hace casi dos años, cuando observó un juego que la menor jugaba con su hermano. «Tócame aquí, como lo hace la señora», le pidió la niña al niño. Su área genital fue señalada, y lo hizo metiendo la mano debajo de la ropa interior.

la mujer Hablaba de FV, quien fue su profesora en los salones tres, cuatro y cinco del jardín San Judas Tadeo de Ituzaingó. Cuando su cuidadora notó lo que estaba pasando, habló con su hija y le contó sobre la situación. La madre de la pequeña, trabajadora de la salud, entabló un diálogo lúdico con la víctima y se enteró de todo. Inmediatamente Buscó al abogado Hernán Bolinaga, especialista en el tema, y ​​decidió proceder con una denuncia judicial.

Ese camino comenzó en medio de la pandemia, el 18 de junio de 2020. La presentación se hizo en base a la historia de la niña. “Cuando me derramó el jugo encima, la señora me llevó al domicilio para cambiarme y ahí me tocó la vagina”, relató. Con agravante: en su inocencia, La menor le pidió a su madre que lo hiciera en casa mientras ella terminaba de cambiarla.

a parte de abuso sexual doblemente agravado por ser la víctima menor de trece años y el denunciado encargado de su educación, como actualmente se titula la causa, aquella solicitud realizada por la víctima a su madre en la sentencia de la representante legal de la niña configura el delito de corrupción de menores, porque interfiere con el desarrollo normal de su sexualidad.

Asimismo, como patrón que se reitera en el hostigamiento a niños, niñas y adolescentes, también existe una amenaza que recibió la niña. “Esto es un pacto, no se lo digas a nadie; nadie se tiene que enterar porque no te van a creer, yo soy una persona mayor”, la intimidaba la profesora según las palabras de la criatura.

Hay datos concretos que nos permiten inferir una prueba semicompleta en el caso. La víctima fue sometida a peritajes con especialistas del Cuerpo Técnico Auxiliar (CTA), y todas las estrategias utilizadas por los psicólogos que analizaron sus expresiones fueron respondidas: esa niña sufrió maltrato. “Tiene trauma psíquico y sufrimiento subjetivo. Tienes que seguir recibiendo asistencia psicológica”, determinaron.

En otra observación consideraron que la menor “Presentó el principal indicador de experiencias traumáticas”, “su relato tiene consistencia y coherencia psicológica”. Es decir, pasó por ese filtro que es fundamental para avanzar en las causas del abuso y ahora espera la citación a la cámara Gesell, que puede determinar el destino de la situación jurídica del docente. Esa pericia aún no tiene fecha.

La investigación está en manos del fiscal Marcelo Tavolaro, de la UFI Desconcentrada N° 1 de Ituzaingó. Aún quedan medidas de prueba pendientes, como las pruebas psicológicas y psiquiátricas a la docente implicada, que aún no se han realizado.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.