la ONG Corazón Azul montará una sala de salud en el norte argentino para asistir a las comunidades wichis

la ONG Corazón Azul montará una sala de salud en el norte argentino para asistir a las comunidades wichis

Los voluntarios de la ONG Morón preparan su primera expedición al Chaco

Corazón Azul es una organización de rescate y ayuda humanitaria con sede en Morón integrado por voluntarios profesionales y civiles. Totalmente a su antojo, realizan actos igualitarios, sin distinción de raza, religión e ideología política, priorizando la vida y el bienestar humano por encima de todo.

En esta ocasión, el espíritu altruista de este grupo los llevó a organizar una misión al norte argentino. los El 25 de abril partirán rumbo a la localidad de Miraflores en la provincia del Chaco por visitan comunidades Wichi carentes de casi todo lo humanamente necesario para subsistir con dignidad: sufren de desnutrición que en muchos casos conduce a la muerte; carecen de agua potable y electricidad; no tienen acceso a vacunas y medicamentos; y suelen ser desplazados violentamente de sus lugares de residencia sin ningún tipo de protección por parte del Estado.

Es por eso que los integrantes de Corazón Azul se embarcaron en esta hazaña que los tiene en la etapa final de los preparativos para afrontar un viaje de ida a un destino que seguramente necesitará de su asistencia en el futuro.

En diálogo con Foreground Online, Gastón Capria, titular de la ONGcomentó que “La idea es habilitar una sala de salud para realizar chequeos médicos sencillos, entregar botiquines de emergencia, dar cursos de primeros auxilios y RCP” con el objetivo de dejar herramientas que sobrevivan más allá de la misión de una semana a cargo de la organización que lidera.

El joven de Castelar detalla las comunidades que visitará en breve “No tienen acceso a la salud; el hospital más cercano está a unos 200 kilómetros y carecen de recursos; las calles son todas de tierra y cuando llueve no se puede salir y aún se trata de enfermedades que muchos creen erradicadas, como la tuberculosis o el mal de Chagas, entre otras”.

Gastón Capria (izquierda) encabeza el grupo que en poco más de una semana pisará suelo chaqueño para emprender la misión humanitaria

A bordo de una casa rodante completamente equipada y una camioneta que le servirá de apoyo, unas 12 personas entre equipo médico, rescatistas y voluntariosrecorrerán varios lugares de la zona para atender no menos de 200 personas.

Facilitar el vínculo con las comunidades WichiJorge -uno de los integrantes del equipo- quien ya ha realizado varias misiones al lugaroficiará como mediador cultural con los caciques para llevarles la ayuda que quieren darles.

Además, la idea es firmar un convenio con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Chaco Austral con aquellos que ya han entrado en contacto, para asegurar que una vez completada la misión Corazón Azul, los estudiantes de la casa de estudios del norte argentino garantizan la atención de la salud en el cargo que se habilitará.

Todavía en proceso de organización, la ONG continúa recolectando material médico e instrumental que necesitan traer: están buscando un escáner de ultrasonido y un equipo de rayos X portátil; medicamentos como amoxicilina, capreomicina, cicloserina, levofloxacina, rifampicina, entre otros; mientras continúa tomando medidas para recaudar dinero para ayudar a cubrir los gastos de viaje. el proximo domingo 24 de abrilPor ejemplo, organizan una Curso de Signos Vitales vía Zoom abierto al público para seguir recaudando fondos para la misión. Los interesados ​​pueden Recoja informes o regístrese a través del Instagram de la organización @corazonazul.arg.

También, Para realizar donaciones, quienes deseen colaborar pueden hacerlo mediante transferencia al alias corazonazulorg, CBU 0000003100076854912097 o a través de Mercado Pago desde la página www.corazonazulorg.ar.

La cuenta atrás ya ha comenzado. Los voluntarios continúan trabajando y recaudando fondos a contrarreloj mientras sus cabezas ya están en el Chaco donde sueñan con llevar calidad de vida a cientos de miembros de las comunidades wichí. “Tratamos de estar donde está la crisis humanitaria; Tenemos grandes expectativas de poder cambiar algo, tapar un hueco y dar visibilidad a una realidad que muchos compatriotas desconocen.. Vamos con el objetivo de dejar funcionando una sala médica, entendiendo que para todos nosotros este será un viaje de ida porque aún no estamos seguros de todo lo que se puede generar en el futuro”concluye Gastón lleno de entusiasmo y optimismo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.