los buscan con orden de captura

los buscan con orden de captura

El momento en que el motojet dispara al oficial Pezzatti a unos metros de distancia

Están identificados y buscan por todos lados a los imputados por los tiros criminales que dejaron al borde de la muerte a la Policía de la Ciudad Leandro Patricio Pezzatti en la localidad de Cuartel V, en Moreno, mientras conduce su motocicleta.

A pedido del fiscal Federico Soñora, quien investiga el caso junto al secretario David Salvatierra, la jueza de Garantías No. 3 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, María Celina Ardohain, ordenó la realización de dos allanamientos a las casas donde viven los sospechosos, que se realizaron en la madrugada de hoy y dieron resultados negativos.

Fuentes judiciales consultadas por Primer Plano Online informaron que, debido a que no fueron encontrados, Kevin Acosta y Lautaro Aquino, ambos sospechosos de haber perpetrado el brutal ataque a quemarropa, permanecían con orden de aprehensión vigente. Asimismo, los voceros confirmaron que en una de las viviendas allanadas incautaron un arma calibre 32, que en principio no era con la que le dispararon a Pezzatti.

La investigación se aceleró desde poco después del momento del hecho, cuando la justicia accedió a una cámara de seguridad del Municipio de Moreno que captó cómo había sido la emboscada. Cuando ese metraje llegó a los medios, el impacto fue imparable: múltiples testigos reconocieron a los atacantes.

A la víctima, que permanece internada en estado muy grave, sólo le robaron su arma reglamentaria, pese a que no resistió para entregar el vehículo en el que viajaba. Por eso los investigadores sospechan que no se trató de un crimen al azar, sino que los atacantes fueron a buscar eso: su pistola.

El hecho ocurrió a plena luz del día en la esquina de Fray Antonio Marchena y Eberth. Pezzatti, oficial de la Comisaría de Barrio 7C de la fuerza bonaerense, Iba vestido de civil y fue interceptado por los ladrones, que viajaban en un vehículo similar: se pararon a su lado y el acompañante le apuntó con un arma.

El policía detuvo su marcha, se bajó de la moto y se alejó caminando de espaldas, mientras uno de los atacantes lo amenazaba con un revólver. Con las manos en alto, el ladrón le disparó cuatro veces desde unos pocos metros de distancia. En ningún momento el agente logró defenderse de él y ni siquiera hizo ademán de tomar la pistola que portaba en su cinturón.

Producto del allanamiento delictivo, el efectivo recibió dos impactos de bala en la región torácica -uno que ingresó por la axila y otro que ingresó por la zona costal y le produjo un estallido en el hígado- y dos impactos de arma de fuego en las piernas, ambos con orificios de entrada. y salida. Su estado sigue siendo muy grave, al punto que no pueden trasladarlo del hospital Mariano y Luciano de la Vega a Churruca.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.