Los médicos bonaerenses lograron que el Gobierno acepte que su trabajo connota “desgaste prematuro”

Los médicos bonaerenses lograron que el Gobierno acepte que su trabajo connota “desgaste prematuro”


Las múltiples reuniones conjuntas entre el gobierno de María Eugenia Vidal y el gremio que agrupa a los profesionales de la salud en Buenos Aires no solo llegaron a un buen punto transitorio en materia salarial. Por un lado, a partir del aumento del 25 % firmado el viernes pasado con el compromiso de reabrir la mesa de diálogo a partir de agosto, se desactivaron las medidas de fuerza que el Ciccop venía realizando en los hospitales de la provincia desde marzo.

Pero la paridad también produjo un resultado muy satisfactorio para los médicos. Sucede que el Gobierno acordó poner en vigencia un decreto firmado por Daniel Scioli en julio de 2015, que adelanta la edad de jubilación de los profesionales de la salud a los 50 años. Si bien la medida no entrará en vigencia de inmediato, en algún momento se pensó que la administración Vidal podría derogarla, lo que finalmente no sucederá.

Para explicarlo específicamente: después de años de trabajo e investigación, se concluyó que el quehacer médico connota lo que se denomina desgaste prematuro. “Es una afectación de quien la ejerce desde el aspecto físico, psíquico y emocional, con la respectiva pérdida de capacidades y alta probabilidad de contraer enfermedades”, explicó a Primer Plano On Line Fernando Corsiglia, titular de Ciccop. El dirigente comparó su labor con la que realizan los docentes, policías y lo que se considera trabajo insalubre en otros ámbitos.

Es por ello que los profesionales de la salud lograron, luego de más de una larga lucha, el beneficio de jubilarse a los 50 años de edad, con la condición exclusiva de haber prestado 25 años de servicio en el sector público. La medida alcanza a más de 11.000 agentes que realizan sus labores en hospitales y que anteriormente se jubilaron con 60 años y 30 años de servicio. Según la resolución firmada por el exgobernador, el nuevo régimen se implementará de manera progresiva y recién en 2018 estará plenamente vigente para quienes cumplan 25 años de aportes.

Lo que ahora queda por regular es qué pasará con el ‘cobro deudor’ que quedará pendiente para los médicos, radiólogos, bioquímicos, médicos, odontólogos, psicólogos, trabajadores sociales, entre otros, que estén a punto de jubilarse. El artículo 2 de la norma establece un régimen progresivo que comienza con retroactividad a 2014, por lo que podrá acceder al beneficio un profesional del área que haya cumplido 58 años en ese momento y tenga 33 cotizaciones. En tanto, en 2015 la edad mínima será de 56 años, con 31 años de aportes, y en 2017 la ecuación será de 52 años de edad y 27 años de aportes. De esta forma, en 2018 se alcanzará la edad fijada por el acuerdo conjunto.

Pero hay una cantidad de médicos que tienen más de 50 años y no cuentan con los aportes requeridos. Para ello, habrá una mesa integrada por los distintos actores que tardará 120 días hábiles tratando de encontrar la mejor forma de implementar el decreto, sin desfinanciar al Instituto Bonaerense de Seguridad Social (IPS). El tema es cómo se calcula ese costo entre lo que le falta a un profesional para acceder al beneficio. En otras palabras, ¿cuál es el régimen que se va a implementar?

Con el cierre parcial de la paridad, Ciccop también obtuvo el compromiso del gobierno provincial de respetar cuatro consignas que se ponen sobre la mesa año tras año. Por un lado, la creación de nuevos puestos y respetando el sistema de un registro por cada cese; habrá un aumento del 120% en los insumos con respecto a 2015; se destinarán 450 millones de pesos para optimizar la infraestructura de 21 hospitales; y se reforzará la seguridad en los 77 hospitales. Para este último, se discute la posibilidad de aumentar las penas para quienes agredan a un médico o trabajador de la salud, y la posible creación de una Policía Sanitaria.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.