mataron a un automovilista que terminó incrustado contra una iglesia

mataron a un automovilista que terminó incrustado contra una iglesia

Así murió la camioneta del joven tras estrellarse contra la fachada de una iglesia

Violencia irracional en las calles del conurbano bonaerense. Ahora en La Matanza, donde un joven fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando intentaba escapar del robo de su camioneta y terminó incrustado contra una iglesia. La banda delictiva había disparado previamente contra un policía que esperaba al grupo vestido de civil para ir a trabajar.

Según la reconstrucción del hecho realizada por Primer Plano Online con fuentes policiales y judiciales, hay al menos cuatro hechos imputables a la misma organización criminal la tarde del domingo, pero no se sabe en cuántos otros casos está involucrada. La verdad es el violento allanamiento realizado terminó con tres detenidos, de los cuales uno se encuentra herido y fue internado en el hospital Simplemente Evita con disparos en el brazo y abdomen.

El primero de los delitos fue el robo de un celular a un joven que caminaba por la calle. Los ladrones, a bordo de una camioneta EcoSport que luego fue descubierta, tenían orden de secuestro por haber sido robada el sábado 19 en la colonia Villa San Carlos, de Isidro Casanova, continuaron con su allanamiento y encontraron una nueva víctima, a quien abordaron en la parada de autobús ubicada en el cruce de Simón Pérez y Bartolomé Solom, en la localidad de González Catán.

La camioneta en la que circulaba la banda asesina fue abandonada ante la imposibilidad de cambiar la llanta ponchada

Pero resulta que esta segunda víctima es un agente perteneciente a la Policía Local de La Tablada, que estaba esperando el transporte público para acudir a cumplir con su horario de trabajo. El efectivo fue sorprendido por tres asaltantes, todos armados, quienes le sustrajeron el bolso con el uniforme de plena fuerza, incluido el chaleco antibalas y su celular. En estas circunstancias, se identificó como policía, sacó su arma reglamentaria de la cintura e inició un tiroteo con los delincuentes, quienes subieron a la camioneta y huyeron a toda velocidad.

Inmediatamente se dirigió a su casa en efectivo, cerca del lugar, avisó al 911 y comenzó a rastrear su teléfono. Un patrullero se presentó en su domicilio y lo acompañó en el monitoreo del dispositivo, pero en paralelo una llamada ingresó a la línea de emergencia con el aviso de una persona fallecida tras chocar con un camión contra la fachada de una iglesia a pocas cuadras del lugar.

¿Qué sucedió? En el intercambio de balas, el uniformado pinchó la rueda de la camioneta de los delincuentes, la cual se fue pinchada por unas cuadras. La pandilla trató de cambiar la llanta, pero al no poder hacerlo, optaron por robar otro vehículo para continuar su escape. Pasaba una furgoneta Peugeot Partner y señalaron al conductor, que se negaba a frenar. “Luego le dispararon”, detalló un investigador consultado por Primer Plano Online.

El hombre baleado, que no tenía nada que ver con los demás hechos de la banda, fue identificado como Omar Francisco Gallardo (34), quien sufrió un remate que le provocó un orificio de entrada en la zona preauricular izquierda y otro orificio de salida en la ceja derecha. Murió en el lugar y terminó chocando contra la entidad religiosa ubicada en la esquina de Barrientos y Murguiondo, también en González Catán.

En ese Renault 12 detuvieron a la banda: a bordo del auto resultó herido uno de los delincuentes

Después de dispararle a ese conductor, los asesinos detuvieron otro automóvil, un Renault 12 azul claro, bajaron a su ocupante y continuaron su fuga en ese vehículo, aunque ya estaban rodeados por personal policial que, con un operativo de bloqueo, terminó por detener a los tres asesinos. Fue en el cruce de Sequeira y Luis Vernet, en la localidad de Rafael Castillo.

Los sujetos fueron identificados como Ezequiel Matías Benítez (29), Lautaro Daniel Paz (21) y una tercera persona cuyo nombre y apellido aún se desconoce, que resultó herido con un tiro en el abdomen y otro en el brazo, todo indica producto del tiroteo con el policía que fue agredido. Este último fue trasladado al hospital Simplemente Evita de González Catán, donde se encuentra hospitalizado.

Los tres quedaron a disposición del fiscal Gastón Duplaá, de la UFI Temática de Homicidios de La Matanza, imputados por los delitos de robo agravado con uso reiterado de arma de fuego en dos hechos, tentativa de homicidio criminis causa y homicidio agravado criminis causa, que No tiene otra sentencia en espera que cadena perpetua.

Las pertenencias robadas a la policía: el rastreo del celular terminó siendo clave para la detención de la banda criminal

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.