radiografía de la región oeste

Kansas es parte de un complejo inmerso en un bosque ubicado en un terreno de 2.5 hectáreas

La gastronomía está retomando su esplendor en la región occidental tras la pandemia. El impacto del crecimiento económico experimentado en 2021 tras las restricciones por el Covid-19 en 2020 se refleja en el número de puestos de trabajo que recuperó el sector, aunque con este aumento también hay otros retos paralelos: recomposición salarial y la mentalidad de muchas personas que prefieren estar en números negros para no perder el plan social que tienen.

“Todo está muy desordenado. Estamos tratando de arreglarlo: tenemos mucho trabajo, pero mucha gente de negro”, reconoció en diálogo con Primer Plano Online Domingo Bruno, Secretario General de la Unión de Trabajadores de Turismo, Hotelería y Gastronomía (UTHGRA) de la zona occidental.

Un fenómeno a valorar en la zona es que empresas como Kansas fueron a buscar el sindicato personal para contratar en Ituzaingó. Sumaron más de un centenar entre hombres y mujeres. Normalmente, Bruno expresó que respecto al corredor Martín Fierro “hay muy buena predisposición” de los empresarios y los niveles de empleo ya están en el 80 por ciento de lo que se registraba antes de la pandemia.

Domingo Bruno dejó un mensaje a los empresarios del sector: «“Paguen más y tendrán más gente trabajando”

Otro dato positivo es que Pocos negocios del sector cerraron sus puertas a raíz de la emergencia sanitaria. Citó, por ejemplo, el restaurante Punta Libre en Ituzaingó, Le Barón y Curly, pero subrayó que “nuestro gremio tiene la facilidad de tener alojamiento hotelero, concesiones gastronómicas de hospitales, clínicas y fábricas, donde están funcionando a pleno”.

El dirigente gremial también reconoció que falta gente para trabajar en el rubro de la gastronomía, pero apuntó a los empresarios con una frase del presidente de los Estados Unidos de hace un tiempo. «Paga más y tendrás más gente trabajando», enfatizó Bruno. Es cierto que los salarios del convenio por la actividad están en los básicos 80 mil pesos para cocineros, y un poco menos para ayudantes de cocina y alfareros.

“El otro día fui a comer a un lugar y le pregunté a la niña cuánto ganaba. ‘Mil pesos la noche’, me contestó. Y me aclaró que hizo dos mil de propina. Es por eso Le pregunté al dueño del lugar por qué le pagaba eso y me dijo que la chica tenía un sueldo suplementario con propinas. Pero los empresarios no tienen que pensar en eso, es un extra si hacen bien su trabajo”, agregó Bruno.

Otro aspecto que despierta expectativas en el sector es que en Morón está la idea de abrir un corredor gastronómico sobre Gaona, en la ruta del Metrobús. El Municipio abrió una línea de crédito para empresas y hay esperanza de que se puedan generar más empleos. «La ocupación se está instalando, el problema es la regularidad del trabajo», concluyó Bruno.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.