se los robaron en la puerta de un bar

se los robaron en la puerta de un bar

Diego con su compañero de dúo y su guitarra, esa que abraza desde los 12 años y le robaron en unos minutos

Diego Sánchez tiene una vida ligada a la música. Empezó a tocar la guitarra a los 12 años y hoy, a sus 42, sigue siendo una de sus grandes pasiones. Se dedica a ganarse la vida reparando aparatos de refrigeración como freezers, heladeras y aires acondicionados, pero en su tiempo libre juntarse a jugar con amigos es algo que no negocia.

Después de la pandemia armó una nueva banda de rock. Su nombre es Circus y viaja por los suburbios cargando sonidos cada vez que un lugar le abre sus puertas. También es una forma de ganar unos pesos presumiendo de vicio. “He estado haciendo esto durante 30 años. Imagínate que la música es parte de mi ser”, le dijo a Primer Plano Online por teléfono.

Pero la charla con el vecino de Moreno no se refiere a una presentación ni al estilo del grupo. Desafortunadamente, simplemente le robaron todo el instrumental y equipo que con el sudor de su trabajo fue comprando en los últimos años. fue después de la mudanza de un bodegón en Merlo, donde había ido a jugar, al barrio donde vive. Aparcó en la puerta del bar, bajó a cerrar la fecha del show con el encargado del lugar y, al volver, se encontró con que no tenía nada en la camioneta.

“Estacioné la camioneta boca abajo contra una puerta para que no pudieran abrirla. Pero Forzaron la puerta de mi conductor con una palanca, abrieron todas las puertas y se llevaron todos los instrumentos, equipos, una consola de ocho canales, luces, micrófonos y cables. Hasta mi guitarra”, dijo Diego. «Todo lo que te digo son hipótesis, pero a mí nos siguieron desde el otro lugar donde jugamos y nos lo dieron cuando nos bajamos», agregó.

El músico dijo que el robo fue a una cuadra de la Autopista del Oeste, es decir, en una zona poblada y de alta circulación de personas. Extraño: nadie vio nada y las cámaras de seguridad instaladas en la zona no pudieron captar imágenes del crimen sufrido por la banda.

Desde que el guitarrista hizo público el caso en sus redes sociales No deja de recibir solidaridad: ya le regalaron una guitarra, le ofrecieron una consola similar a pagar “como sea posible, y si no podemos pagar no pasa nada”.”, otro le ofreció una quinta para hacer una fiesta y recaudar dinero para volver a comprar los instrumentos e incluso se ofreció a darles la cerveza y las hamburguesas para que pudieran juntar más dinero.

“Últimamente nos movíamos por plata y salíamos en dúo, porque es muy caro movilizar todo. Lo que más lamentamos de esto es que son instrumentos de gran valor y seguro que si esto cae en manos de alguien que no sabe de música lo acabará cambiando por chirolas. Una viola como la mía es inasequible en el mercado local.”, cerró Diego, esperando que si alguien sabe de la venta de este tipo de productos en las redes sociales se lo haga saber. Su teléfono celular personal es 155-341-2722.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.